¿Sabemos oler?

Al evaluar un perfume, gran parte de los consumidores antepone, sin darse cuenta, la imagen de marca a la auténtica calidad de la fragancia. Es preciso recuperar la capacidad analítica de nuestro olfato para gozar libremente de los placeres olfativos, sin condicionantes ajenos, aprendiendo a oler con los ojos cerrados y sintiendo la belleza que el perfume encierra. Digamos “me gusta” o “no me gusta” de acuerdo, sólo, a nuestro criterio personal. Para ello es necesario adquirir y cultivar unos conocimientos básicos orientados a la educación del olfato.

GENERICS te propone una iniciación ilusionada en el mundo de los productos aromáticos de los cuales nacen los perfumes”

Un mundo fascinante

Sentimos fascinación por los perfumes porque son portadores de emociones. Son la expresión de un estado de ánimo y una comunicación etérea con el entorno. Desde sus orígenes, el perfume ha vivido una aventura extraordinaria, ha sido testigo del progreso cultural de los pueblos. Los perfumes son tan antiguos como la civilización. Proporcionar al cuerpo un olor agradable ha interesado al ser humano desde la más remota antigüedad. El perfume forma parte de nuestras vidas, hasta tal punto que resulta imposible imaginar un mundo sin perfume.

“Colores, olores y sonidos son los elementos intangibles de un mundo delicado, sutil y fascinante”